Por qué elegirnos

Desde 1992 este despacho trabaja para solucionar los problemas jurídicos y defender los intereses de cuantas personas acuden a él basándonos en el conocimiento de la materia y buscando siempre la excelsitud.

Este proyecto nació de la mano de Ana María Varela Meizoso quien, con algo más de 30 años en el mundo de la abogacía, incorporó profesionales especializados para cubrir  todas las áreas del derecho que hoy se defienden en VARELAMEIZOSOABOGADOS, siendo que las/os profesionales de este despacho siempre estamos en constante estudio y actualización de las áreas de trabajo para actualizar los cambios que los pronunciamientos de los tribunales y las constantes reformas legislativas generan en nuestro derecho y que, de forma directa, afectan a los intereses de nuestros clientes.

Nuestros clientes conocen que la filosofía que rige nuestras actuaciones profesionales es, siempre, la de litigar lo menos posible y llegar al mayor número de acuerdos porque, entendemos, el conflicto sólo beneficia a todos los profesionales que intervienen en él, pero perjudica gravemente y, en ocasiones para siempre, a los litigantes.

Nuestro despacho garantiza siempre al cliente el contacto directo con la letrada/o encargado de su asunto y la información a través de los servicios telemáticos de los que, para tal fin, disponemos en este despacho. Y esta garantía se respeta escrupulosamente porque el grado de conocimiento de cada cliente respecto de su caso, ha de ser total en todo momento, pero de manera especialísima, en cada uno de los hitos del procedimiento o de lo que, en nombre del cliente, gestiona el despacho.

Por sus características, en nuestro despacho elegimos libremente a nuestros clientes pues, a diferencia de lo que ocurre en las medianas y grandes estructuras empresariales con directrices señaladas en las que se ha convertido la prestación de los servicios de la abogacía, a VARELAMEIZOSOABOGADOS nadie le impone ni directrices, ni litigar, ni llegar a un acuerdo cuando el cliente no lo estima favorable, ni tampoco se le imponen clientes que, por cuestiones éticas o de otra naturaleza, no querríamos defender de modo y manera que cuando los profesionales de este despacho defendemos una pretensión, creemos firmemente no sólo en la viabilidad de la pretensión sino también en el propio cliente.

Nuestra filosofía desde 1992 es sencilla: estudio y trabajo aplicado a cada supuesto porque cada asunto es único y porque, aunque hayamos interpuesto muchas demandas aparentemente iguales a la que vamos a interponer, cada caso es “este caso” y ha de ser tratado como “este caso” y ahí, en ese tratamiento y consideración, entendemos que radican las diferencias.

+34 981 564 002